La época del consumo conspicuo ha terminado

ELIZABETH CURRID-HALKETT

La época del consumo conspicuo ha terminado y ahora gira en torno a los intangibles

En 1899, el sociólogo y economista Thorstein Veblen observó que las cucharas de plata y los corsés marcaban una posición social de élite. En el ahora famoso tratado de Veblen, The Theory of the Leisure Class, él acuñó el término “consumo conspicuo” para denotar la manera en que los objetos materiales son exhibidos como indicadores de posición social y estatus.

Más de 100 años después, el consumo conspicuo sigue formando parte del entorno capitalista contemporáneo, sin embargo, hoy en día, los artículos de lujo son mucho más accesibles que en el tiempo de Veblen. Esta avalancha de lujo accesible es una función de la economía de producción masiva del siglo XX: la subcontratación de la producción a China y el cultivo de mercados emergentes donde la mano de obra y los materiales son baratos. Al mismo tiempo, hemos visto la llegada de un mercado de consumo de clase media que demanda más bienes materiales a precios más baratos.

Sin embargo, la democratización de los bienes de consumo los ha hecho mucho menos útiles como artilugios para mostrar estatus social. Frente a la creciente desigualdad económica, tanto los ricos como las clases medias poseen televisores de lujo y bolsos de mano agradables. Ambos alquilan SUVs, toman aviones y viajan en cruceros. En la superficie, los ostensibles objetos de consumo favorecidos por estos dos grupos ya no residen en dos universos completamente diferentes.

Dado que ahora muchas personas pueden comprar bolsos de diseño y coches nuevos, los ricos recurren al uso de significantes mucho más tácitos para comunicar su posición social. Sí, los oligarcas y los “superrich” todavía muestran su riqueza con yates, Bentleys y mansiones cerradas, pero los cambios dramáticos en el gasto de la élite son impulsados ​​por un segmento bien educado que yo llamo la “clase aspiracional”. Esta nueva élite cimienta su estatus a través de la valorización del conocimiento y la construcción de capital cultural, por no mencionar los hábitos de gasto que van con ella – prefiriendo gastar servicios, educación y en inversiones de capital humano por encima de los bienes puramente materiales. Estos nuevos comportamientos de estatus son lo que llamo “consumo no-conspicuo”. Ninguna de las opciones de consumo que abarca el término son inherentemente evidentes o ostensiblemente materiales, pero son, sin duda, excluyentes.

El ascenso de la clase aspiracional y sus hábitos de consumo es quizás más destacado en los Estados Unidos de América. Los datos de la US Consumer Expenditure Survey revelan que desde 2007, el 1% del país (las personas que ganan más de 300.000 dólares al año) están gastando mucho menos en bienes materiales, mientras que los grupos de ingresos medios (que ganan aproximadamente 70.000 dólares al año) están gastando lo mismo y es una tendencia que va al alza. Absteniéndose de un materialismo manifiesto, los ricos están invirtiendo mucho más en educación, jubilación y salud: todos estos son bienes intangibles, pero cuestan muchas veces más que cualquier bolso que un consumidor de ingresos medianos pueda comprar. El 1% más grande dedica ahora la mayor parte de sus gastos al consumo no-conspicuo, con la educación formando una parte significativa de este gasto (que representa casi el 6% de los gastos superiores del 1% de los hogares, en comparación con poco más del 1% del gasto promedio en personas con ingresos medios. De hecho, el 1% de gasto en educación ha aumentado 3,5 veces desde 1996, mientras que el gasto en educación en personas con ingresos medianos se ha mantenido estable en el mismo período.

El abismo entre el ingreso medio y el gasto superior de 1% en educación en los Estados Unidos de América es particularmente preocupante porque, a diferencia de los bienes materiales, la educación se ha vuelto más y más cara en las últimas décadas. Por lo tanto, hay una mayor necesidad de dedicar recursos financieros a la educación para poder pagarla en absoluto. Según los datos de la encuesta de gastos de consumo de 2003-2013, el precio de la matrícula universitaria aumentó un 80% mientras que el costo de la ropa femenina aumentó sólo un 6% durante el mismo período. La falta de inversión de la clase media en educación no sugiere una falta de prioridades, lo que sí revela es que para aquellos en los quintiles del 40-60, la educación es tan prohibitiva que casi no vale la pena intentar ahorrar.

Si bien el consumo no-conspicuo es extremadamente caro, se muestra a través de una señalización menos costosa pero igualmente pronunciada: desde la lectura de The Economist hasta la compra de huevos criados en pastos orgánicos. El consumo no-conspicuo, en otras palabras, se ha convertido en una abreviatura a través de la cual la nueva élite señala su capital cultural entre sí. En sintonía con la factura para una educación preescolar privada viene el aprendizaje de que uno debe embalar la caja de almuerzo con las galletas del quinoa y la fruta orgánica. Uno podría pensar que estas prácticas culinarias son un ejemplo común de la maternidad moderna, pero sólo hay que salir de las burbujas de la clase media alta de las ciudades costeras de los EE.UU. para observar las normas de almuerzo muy diferentes, que consisten en bocadillos procesados y prácticamente sin frutas. Con una sintonía similar, en Los Ángeles, San Francisco y Nueva York una pudiera pensar que cada madre estadounidense amamanta a sus hijos durante un año, sin embargo, las estadísticas nacionales informan que sólo el 27% de las madres cumplen con esta meta propuesta por la Academia Americana de Pediatría (en Alabama, esta cifra asciende al 11%).

Conocer estas normas sociales aparentemente económicas son en sí mismas un rito de paso a la clase aspiracional de hoy. Y ese rito está lejos de ser costoso: la suscripción a The Economist pareciera que se intercambia solo por $100 dólares, pero el acto de suscribirse y ser visto con este diario escondido en la bolsa o el maletín es probablemente el resultado iterativo de pasar tiempo en entornos de élite en los que se suelen discutir los contenidos de éste y otros periódicos similares.

Quizás lo más importante es que la inversión en el consumo no-conspicuo reproduce los privilegios de maneras en las que el consumo conspicuo ya no pudiera hacerlo. Saber cuáles artículos de New Yorker son aptos para compartir o qué tipo de charlas son las más adecuadas para demostrar capital cultural estando en un mercadillo de productos orgánicos, son ahora la entrada a redes sociales (no necesariamente digitales) que ayudan a allanar el camino a puestos de trabajo de élite; contactos sociales y profesionales; y escuelas privadas. En suma, el consumo no-conspicuo confiere movilidad social.

La inversión en educación, asistencia sanitaria y jubilación tiene un impacto notable en la calidad de vida de los consumidores, y también en las posibilidades de vida de la próxima generación. El consumo no-conspicuo de hoy es una forma mucho más perniciosa de gasto estatal que el consumo conspicuo en los tiempos de Veblen. El consumo no-conspicuo, ya sea la lactancia materna o la educación, es un medio para mejorar la calidad de vida y mejorar la movilidad social de los propios hijos, mientras que el consumo conspicuo no es más que un fin en sí mismo, simplemente ostentación. Para la clase aspiracional de hoy, las elecciones de consumo no-conspicuo aseguran y preservan el estatus social, aunque no necesariamente lo muestren.

La autora de este artículo es Elizabeth Currid-Halkett. Fue publicado originalmente en Aeon y se cuenta con permiso para publicarlo en este blog. Aeon counter – do not remove

Leave a Reply

Your email address will not be published.